El dóctor

ins01.jpg

Es muy común aquí en esta cagá e país el uso honorario de títulos imaginarios para referirse con reverencia o adulación a las personas. Casi siempre se usan en situaciones en las que se quiere ganar el favor de alguien: 

– Bien cuidaíto, mi doctor.

– ¡Caracha, mi dóctor! ¡Bienvenido! 

 

Podemos decir con toda propiedad, que aquí en Venezuela, todos somos doctores. De “mentirita”, pero doctores.  O dóctors, un anglicismo que se usa con frecuencia para darle más relustre a la cuestión. O dotol, doctorcito o dotól cuando la frase viene de alguien con pocos recursos pero mucha admiración.  

Hay tres requisitos para poder ser un “dóctor” con todos los méritos. Primero y principal, para ser un “dóctor” es necesario la relación casual de adulación implique de algún modo u otro una propina: si alguien le abre la puerta o lo ayuda a estacionar un carro, prepárese a ascender en el escalafón profesional. Luego, un “dóctor” siempre debe estar presto a dar un consejo: usted será tratado como tal, pero se requerirán sus servicios para consultar su opinión sobre un tema X, muchas veces, fuera del alcance de su saber: 

– ¿Usté cree que esa cerca quedó bien echá, dotol?

– ¡Epa mi dóctor! ¿Serà buena esta época pa’ sembrá arroz? 

Por último, para ser un “dóctor” es absolutamente fundamental no serlo: si usted sabe poner una inyección o sabe los lugares adonde se siente el pulso, olvídelo. Sólo será doctor cuando algún vecino tenga una emergencia a medianoche.

Para este último requisito hay, sin embargo, excepciones. En Venezuela antes se usaba muchísimo el “Bachiller” o “el Licenciado”, pero con el tiempo han caído en desuso: quizás porque son títulos que se ganan con un poquito más de facilidad, ya cualquiera puede serlo realmente. Si a usted alguien lo llama así, lo más probable es que de verdad lo sea; por lo tanto, ¿para que usarlo? Otra excepción es el “Ingeniero”. Por alguna extraña razón, que no alcanzamos a entender, a la gente que le dicen así son realmente Ingenieros. Luego tenemos al mundo militar: para poder usar un título debes haberlo ganado, so pena de violar el código militar. Esto, por supuesto, les dificultaba enormemente la adulación velada al superior. Para subsanar esto, con toda la inteligencia que los caracteriza, empezaron a usar a diestra y siniestra el “mi” antecediendo al rango de la persona en cuestión. Así, un simple cabo de mierda podrá ser con absoluta facilidad, “Mi cabo”. Repugnante. 

Para el gobierno que desgobierna actualmente a este despelote, todos somos iguales. Lo que les falta entender es que todos nacemos iguales, pero en el transcurso de la vida, unos le echan más bola y otros no, por lo que no todos crecemos iguales. Ellos se empeñan en afirmar que no, y quizás por esto, ahora en las universidades bolivarianas se comete la locura de graduar “médicos” en 3 años. Lo que no muchos saben es que el verdadero fin de esta medida es que todo venezolano pueda ser de verdad un “dotol”. Quizás ellos juran que eso es lo que nos falta, que seamos un país llenito de dotoles, para empezar a echar pa’lante de verdad. ¡Doctores en 3 años! ¡Lo que cualquier país necesita! 

Cagá e país.

Anuncios

6 Responses to “El dóctor”


  1. 1 fernando 2 agosto, 2007 en 12:02 am

    Billete mata cultura

  2. 2 labellazuliana 2 agosto, 2007 en 7:37 am

    Y con la Micion Ribas boy a zalir de avajo ezcriviendo mui vien, ballan a incrivirze, “inscricciones” aviertas para zer un Dotol de berdad…..

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

    Vaina me senti mal atentando contra la ortografía, los miembros de la RAE les daría un colapso visual…

  3. 3 Mamarrachos Unidos 2 agosto, 2007 en 9:34 am

    y que decir que cuando salio la universidad bolivariana, en todos sus documentos oficiales decia UNIVERCIDAD

  4. 4 Felixmen 2 agosto, 2007 en 11:03 am

    Bueno mis doctores no se me molesten, a fin de cuentas todos hemos sido alagados con ese remoquete alguna vez, o no? jajajaja… Cagá e país socio. La mas pura expresión del “jalabolismo”. Ahora, si no das la “propina” (o debería decir tarifa) de rigor, entonces de un guamazo pasas de Dotol o Dóctor a Coño e’ madre… Recuerda son 2 mil que no empobrecen ni enrriquecen a nadie…
    Saludos…

  5. 5 pedroso 2 agosto, 2007 en 11:30 am

    Hay otros títulos que ayer se nos escaparon, como “Maestro” o “Jefe”, títulos que están en vías de extinción porque se emplean casi siempre para viejitos. Aunque no todo es malo: por alguna extraña razón, los mesoneros de arepera suelen merecer estos títulos nobiliarios del tercer mundo. Quizás no todo esté perdido, después de todo… los mesoneros de arepera pueden ser la memoria histórica colectiva de este país.

  6. 6 Perico bembón 2 agosto, 2007 en 4:33 pm

    te falto mencionar el gran “MI COMANDANTE” que le dijo el edecan jalabolas de Chavez al supuesto comandante Fidel, que resulto una grabacion de dos locutores jodedores de miami


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




cagarruticas en 140 caracteres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a esta cagá e' blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 44 seguidores

Gente que se embarró los zapatos:

  • 542,508 personas

Contacto!

Tus comentarios son bienvenidos en cualquier post de este blog. Puedes escribirnos, enviar fotos, artículos, experiencias a cagaepais@gmail.com o cagaepais2@gmail.com ¿Quién quita que tu seas el próximo irresponsable en entrar en esta cagá e blog?

¡Mosca! ¡No sea pirata!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Blogalaxia
ecoestadistica.com document.write('');

A %d blogueros les gusta esto: