La muerte

entierro.jpg 

Morir es la experiencia social igualadora por excelencia. Rico o pobre, educado o ignorante, cuando se echa pa’ afuera el último aliento, todos somos iguales. La muerte es, sin duda, el único trance del que nadie se salva. Pero si además le toca en “suerte” colgar los tenis en Venezuela, prepárese para ser protagonista de una de las experiencias más bizarras que puede ocurrirle a uno en la vida. Bueno, usted puede relajarse, al menos estará ahí, pero no para contarlo…

Cuando usted estira la pata, al dolor de sus seres queridos tendrá que sumarle una serie de encuentros cercanos del Tercer Mundo que pueden ser un verdadero calvario viviente. Sobre todo si ese estiramiento de pata fue decidido por alguien más que no fue usted, ergo, cuando detrás de su muerte hubo un maldito desgraciado halando un gatillo o con un cuchillo en la mano. A continuación les presentamos dos historias aisladas, pero lamentablemente bastante comunes, sobre la muerte en esta cagá e país.

La doble muerte del Jeison

Siempre hemos oído que la droga mata. Sobre todo cuando no se paga. Esto lo sabía todo el mundo en el barrio, y seguro fue lo último que le pasó por la cabeza al pana Jeison cuando los Picachú se lo toparon en la escalera. Si es que le dio chance de pensar en algo, claro.

El velorio de Jeison fue “normal”. Por allá una madre o una tía llorando. Más acá, un círculo de panas tomando ron, con la botella metida en una bolsa de papel, echaban chistes en voz baja, por respeto al difunto. Se escuchaba salsa y reggaetón a todo volumen. En frente de la funeraria, los panas de Jeison cerraron arbitrariamente la avenida, pusieron el ataúd en el medio de la calle y lo despedían del mundo dándole vueltas en motocicletas. Los más allegados, probablemente, le escupían al ataúd buches de ron y de anís. De los altavoces salía a todo volumen la voz de Tito Rojas, con su letanía para despedir a los caídos en acción:

Cuando ustedes me estén despidiendo
con el ultimo adiós de este mundo
no me lloren que nadie es eterno
nadie vuelve del sueño profundo.

Nadie es eterno en la vida
no me llores
hay ponme salsa, salsa es mi última voz

A las 11:30 de la noche, llegó el matador. Los Picachú irrumpieron en el velorio, disparando a cualquier cosa que se moviera. Echarse al pobre Jeison no les bastó, haberle cobrado con la vida lo que no supo pagar en efectivo no fue suficiente para su orgullo de machos arrechos y cuatriboleados. Acabaron con el velorio a tiro limpio. Todos salieron corriendo: algunos alcanzaron a refugiarse en un hospital cercano, otros pidieron ayuda en el módulo de la Policía Metropolitana que estaba por ahí cerca, pero los policías cerraron puertas y ventanas para protegerse, ahí no cabía más nadie. El tiroteo no terminó hasta que el jefe de la banda no le metió una bala de plata a Jeison, como lo exigía su tercermundista código de honor. En la funeraria quedaron tirados tres muertos más. Al hospital vecino arribaron 11 heridos de bala, entre quienes se contaba el hijo de dos años de Jeison. En la morgue no pudieron menos que reírse –reír para no llorar- cuando llegó Jeison a recibir su segunda autopsia en 24 horas. “No aceptamos devoluciones”, dijo el médico de turno cuando vio a Jeison de nuevo en la mesa de la morgue. Extraño humor el de los forenses.

¿Cuánto me cobras hasta la morgue?

A Kelvin lo interceptaron para robarle la moto. Bueno, “interceptaron” es un decir: le metieron varios disparos, que le quitaron la vida inmediatamente. Cayó en una cuneta en el Barrio La Silsa. Ese día llovía.

Familiares, testigos y vecinos llamaron a las autoridades para que hicieran el levantamiento legal del muerto. Seguía lloviendo. Pero las autoridades nunca aparecieron. Cuando la quebrada empezó a llevarse flotando al cadáver, los vecinos intentaron improvisar una represa, y continuaron las llamadas insistentes a la policía. Nos imaginamos la conversación:

– Lo siento, doñita, una de las unidades está con el motor fundido, otra tiene un caucho espichado desde hace 6 años, otra está levantando un accidente en la autopista y la otra fue a comprar el almuerzo.

Viendo que la lluvia amenazaba con quitarles lo poco que les quedaba de Kelvin, los familiares decidieron tomar una medida desesperada. Cinco horas luego de haber reportado el asesinato, esta cagá e país le brindó otra oportunidad a los forenses para practicar su excéntrico humor, cuando llegó a la morgue de Bello Monte un taxista diciendo que le venía haciendo la carrera a un muerto.

*****

Con todo el respeto que se merecen las víctimas y sus familiares, presentamos estas historias. Historias absurdas, que pueden dar risa, pero también nos muestran en carne viva la decadencia que estamos viviendo en este país. Tan absurdo como rematar a un muerto para limpiar un honor es poner su ataúd en la mitad de la calle y darle vueltas en una moto. Tan absurdo como llevar a un muerto en taxi a la morgue es que una ciudad con 50 ó 100 muertos por fin de semana no cuente con unidades que se encarguen de procesar con eficiencia estos casos. Tan absurdo como que, a fuerza de tanto leer de muertos y muertos, termina uno como que perdiéndole la cosquilla al tema, perdiendo la capacidad de asombro. Estas vainas son absurdas, pero son como la muerte: en este país, nadie está a salvo de esto. Nadie.

Anuncios

19 Responses to “La muerte”


  1. 1 Fernando 27 agosto, 2007 en 1:27 pm

    Caga de país no….mas bien pobre país

  2. 2 Ch@borrín 27 agosto, 2007 en 2:08 pm

    Yo pensaba aplaudir la creatividad de los bloggeros cuando me di cuenta que ambas historias eran ciertas…

    El país entero tiene casos como estos, donde la realidad está a anhos luz de la ficción…

  3. 3 Charquito de Ferry 27 agosto, 2007 en 2:38 pm

    ¡¡¡MACONDO!!!
    Esta es una muestra del verdadero realismo trágico

  4. 4 OtrEbOr 27 agosto, 2007 en 3:57 pm

    Me rio… para llorar! ;-)

  5. 5 La sis 27 agosto, 2007 en 10:35 pm

    Qué broma tan seria… uno se queda tan sorprendido de estas historias… y después dicen que “Por estas calles” o la misma “Ciudad Bendita” son ficciones o como dice Chaborrín, creatividad de sus autores… nada que ver, es la más cruda realidad. Una vez fuí a Los Magallanes de Catia para una investigación de un Seminario de la UCAB y las ironías (que además causan risa…) que tuve que presenciar fueron bien tristes… mi ex-novio, odontólogo, haciendo cirugías en la cabeza de los malandros, sin anestesia porque no había… al mejor estilo de Juan Luis Guerra… “tranquilo Bobby, tranquilo”.
    As always, excelente artículo mis queridos redactores de cagaepaís!

  6. 6 Daniel 28 agosto, 2007 en 10:25 am

    Como decimos casi siempre que oímos de esta CeP…. Me río pa no llorar!…
    Alguien vió la peliclula de Los Simpson??? la parte del Homero contaminando el lago? Asi le vamos a hacer nosotros al Mar Caribe con la semerenda Cagá de Pais que tenemos… a donde iremos a parar señor…

  7. 7 Felixmen 28 agosto, 2007 en 12:38 pm

    Tristeza, mucha tristeza y el inmenso dolor de saber que estamos llegando a niveles tan pero tan retorcidos, bizarros, absurdos y ridículos que resulta casi imposible pensar en una salida a esta crisis de principios, de educación, de moral. Y eso mis amigos, es mucho más grave que cualquier crisis económica o cualquier desastre natural. ¿Código de honor? que ridiculez!. Una pandilla de rastreros sin alma es lo que son, una pata de COBARDES con pistola. Maricos todos!
    Una profunda indignación y decepción me agobia en este momento. Es en este momento cuando quiero agarrar mi maleta e irme pal carajo!.
    Hasta cuándo este país va a estar en coma?
    Saludos…

  8. 8 gj 28 agosto, 2007 en 2:47 pm

    El país va a estar en coma…
    Hasta que la muerte nos separe…

  9. 9 Juan 30 agosto, 2007 en 9:15 am

    Yo critico muchisimo a las personas que sueñan con que la virgen MAría venga a rescatarlos vestidos de Marines y con una bandera de USA, en verdad que lo c´ritico. Pero no se que peor genocidio inconmesurado que el actual puede vivir ya este país. ¿O nos violan los gringos o nos exterminan los malandros? Lamentablemente ya desde aquí uno no viaja, de aquí uno se escapa. Que articulo tan triste…

  10. 10 Héctor 31 agosto, 2007 en 10:16 am

    Qué alucinante! Claro que esto pasa todos los días. De hecho, que ya empecemos a ver el asunto “sin cosquillas” nos da una idea de cómo la necesidad de sobrevivir hace que ni la corrupción, ni la muerte más absurda, ni las más bizarras escenas (fiestas boliburguesas y velorios de malandros) ya nos escandalizan. Nos estamos balcanizando, y nadie sabe qué saldrá de todo esto. Excelente post.

  11. 11 Tucán con afro 31 agosto, 2007 en 9:36 pm

    Frases acordes del Desorden:

    –Hay cosquillas que no dan risa… ¡Hey!..
    –Aunque no sean de su talla… El hambre, el desempleo, qué desgracia quién nos salva… Michael Jordan!!!
    –Valle de balas… Vivo en un valle de balas…

  12. 12 Pantaleta Guerrera 4 septiembre, 2007 en 2:24 pm

    Es muy cierto y lamentable.. la vida es una caraota.. negra y dura!!

  13. 13 Jeison 5 septiembre, 2007 en 3:39 pm

    Pana no toy mueltooo toy de parranda valeee!
    Vallalo!

  14. 14 solano 12 septiembre, 2007 en 10:11 am

    im carib/venezuelano and every time i read something about our country it makes me wonder how a place so beautiful can be so dangerous,when will the violence STOP!!!!

  15. 15 Carol Briceño 24 octubre, 2007 en 3:17 pm

    hola buen dia,

    estoy interesada en saber mas del caso incluso si puedo contactar algun familiar para que me de un testimonio del caso….

    gracias

  16. 16 brayan 19 noviembre, 2007 en 3:35 pm

    HOLA DADDY YANKE CUAL ES TU EMAIL SI ME LO ENVIAS PORFA TE LO PIDO SOY FANATICO TUYO DAMELO

  17. 17 albert 23 junio, 2008 en 12:07 pm

    q horribleess biolencias q nos rodean en este mundo si todos pensran higual yo no uviera atracos engaños violencis ext. por eso q todos devemos de seguir el camino vuenocual esel cmino vueno, sin violencia sin maldad sin mentira osea un prariso eso es todo le ablo albert.

  18. 18 albert 23 junio, 2008 en 12:10 pm

    vueno otra cosita el q quiera conectarce con migo agregenme en su correo mi correo es albert_miguel_11@hotmail.es solo tengo 18 años.

  19. 19 Armida 29 julio, 2008 en 5:39 pm

    ¡Qué barbaro!! ando buscando historias para escribir un video para mostrale a la gente eso que ya miramos sin ver.. nustra triste realidad.. así que cualquier parecido con la realidad.. es mera coincidencia….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




cagarruticas en 140 caracteres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a esta cagá e' blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 44 seguidores

Gente que se embarró los zapatos:

  • 543,121 personas

Contacto!

Tus comentarios son bienvenidos en cualquier post de este blog. Puedes escribirnos, enviar fotos, artículos, experiencias a cagaepais@gmail.com o cagaepais2@gmail.com ¿Quién quita que tu seas el próximo irresponsable en entrar en esta cagá e blog?

¡Mosca! ¡No sea pirata!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Blogalaxia
ecoestadistica.com document.write('');

A %d blogueros les gusta esto: