La mosca

Lunes, 6:45 am. Una calle cualquiera de Caracas. El tráfico rueda lentamente.

Usted va en su carro. Atrasado. Rumbo al trabajo. A su lado, una señora. Atrasada también. Lidiando con 3 niños, demasiado inquietos para la hora. Del otro lado, un señor. Atrasado. Visiblemente obstinado, quizás maldiciendo la cola que lo retrasa a una posible entrevista de trabajo. Atrás de usted, una ambulancia, pidiendo a todo volumen un imposible permiso para pasar. Alrededor de usted, la escena se repite ad infinitum. Es difícil que haya algo más democrático que una cola caraqueña. Todos jodidos por igual.

Y allí aparece la mosca. Pero no se confunda, no es aquella desesperante mosca que volvió loco a Michael Douglas en Un día de furia. No. Esta mosca va en moto. Con chaleco antibalas. Con lentes oscuros. Con cara de pocos amigos. Sin decir nada, sin hacer un simple gesto, estaciona la moto en la mitad de la calle. Para que pase ÉL. Hablando en su celular, ajeno a todo lo que lo rodea. Prepárese para observar, con indignación incluida, uno de los espectáculos más cagaepaisísticos de esta república -la cuarta o la quinta, póngale el número que usted quiera-.

Gracias a la mosca, nombre con el que se conoce popularmente en Venezuela a este desgraciado abusador que es el escolta motorizado, esa calle que, hasta donde uno sabe es un espacio público, consagrado en la Constitución, pasa a ser propiedad privada de ÉL.

ÉL, montado en su camioneta negra, en la “caravana oficial”.

ÉL, señoras y señores, es el mismo que va a decir, minutos más tarde frente a una cámara, que no hay problemas de tráfico o inseguridad o de desempleo; claro, para ÉL no hay problemas, porque ÉL puede cruzar Caracas en hora pico en veinte minutos. Para ÉL no hay problemas porque para ÉL, sabrosón, dicharachero, no hay semáforos rojos, todos se convierten al más expreso verde por la autoritaria voluntad de sus jalabolas. Para ÉL no hay problemas porque ÉL, con su indignante despliegue de fuerza y abuso, nunca va a ser víctima de un robo o de un arrebatón en una cola.

No dudamos que ÉL tenga cosas muy importantes que resolver. ¿Pero acaso no es ese el mismo caso suyo, o de la señora y sus niños, o del señor que va tarde para su entrevista, o del enfermo que va en la ambulancia? ¿No es ésta la señal más tangible de una decadencia brutal, la decadencia del poder, que “eleva” a quien lo ostenta por encima de los ciudadanos normales y corrientes? ¿No es ese coñoemadre un servidor que se debe a todos nosotros?

Quizás si ÉL no tuviera esa prebenda -¡qué ya nos gustaría saber qué ley se la otorga. coño!- el país sería otro. Quizás si ÉL tuviera que calarse la cola de hora y media, dos horas para llegar del oeste de la ciudad a Las Mercedes, por ejemplo, quizás ya se hubiera aprobado la construcción de nuevas vías alternas. Quizás si ÉL no tuviera escolta y ya hubiera sentido en carne propia la indignación de tener que entregarle su reloj o su cartera a un ladrón motorizado, ya se hubiera empeñado en buscar alternativas para disminuir la delincuencia. ¡Ya le creería yo una ridiculez tan bestial como la de andar celebrando la “Resistencia Indígena” si ÉL tuviera que ver diariamente a la misma indiecita en el mismo semáforo llevando sol con el potecito de cartón mugriento y el carajito guindado!

Pero no: los funcionarios que bien podrían estar luchando contra el crimen, se emplean en aliviarle el tráfico a ÉL.

Estas son la clase de temas que bien valen una reforma. No atornillarse en una silla, continua o indefinidamente. No adelantar o atrasar un reloj. Podemos tener tres ceros menos o diez más en la moneda: mientras existan personajes tan despreciables como éste, que se cree con más derecho que los demás por el simple cargo que ostenta, seremos una cagá e país por los siglos de los siglos.

Anuncios

8 Responses to “La mosca”


  1. 1 gj 25 septiembre, 2007 en 6:39 pm

    Y ni hablar de cuando van en la autopista y bajan la velocidad del tráfico para que todos vayamos a 80 km/h, y basta y sobra que lo intentes rebasar, porque uno no sigue el mismo destino que ÉL CABRON ESE, para que los escoltas que se creen superman te hagan señas de disminuir la velocidad, porque sino amagan con lanzarse del carro en movimiento hacia tu vehiculo…

    Es increible como han quitado costumbres, educación, cultura y un sin fin de cosas que traiamos de la cuarta, pero esa maña parece que va a permanecer como el tiempo… inalterable hasta que se acaben nuestros días…

  2. 2 ran 25 septiembre, 2007 en 9:20 pm

    Con mas razon imposible. El trafico en esta ciudad cada dia esta peor, y la calidad de vida? por la alcantarilla…

  3. 3 El Fantasma de Canterville 25 septiembre, 2007 en 10:24 pm

    aaaméeeen.

    Sabes que en Suecia los primeros ministros andan sin escolta? Han matado a dos, pero puede que ese sea el precio por vivir civilizadamente.

  4. 4 Daniel 26 septiembre, 2007 en 8:44 am

    Chamo me diste en el clavo, nada más que ayer pase una de esas arrecheras en la autopista. 1 Camioneta??? no chamo 5!!!!!! la más chimba de todas era una Autana con cauchos grandes y mata-escuálido con 5 MALDITOS HDP por camioneta. EL COÑO DE SU MADRE!!! a todos ELLOS, porque son muuuchos; en una oportunidad en un solo día en menos de 40 min de diferencia (mitad del tiempo que tarde en llegar a mi casa desde mi trabajo) tuve la desgracia de sufrir dos mariqueras de estas de ciertos ÉL con su caravana :@ la indignación no es normal. Otra cosa que dijiste que yo sueño con eso es la película esa de Un Día de Furia!!! DIOSsss…. como provoca…. en ese momento sacar una bazuca, 2 lanza llamas, 5 granadas y una Kalavnicof del coño esas en cada mano y incinerarlos entre fuego y plomo!…. pero no…. uno eso civilizado y con principios y que respeta a los demás …. pero al parecer en esta Cagá e País eso es igual a ser tremendo GUEVON! al que todos los vivitos joden y aquí no pasa nadaaaa.. no pasa nada…. aquí….no pasa nada….
    CeP

  5. 5 Mariale divagando 26 septiembre, 2007 en 10:31 am

    La semana pasada ÉL estuvo en Maturín, y la mitad de las vías importantes de este desgraciado pueblo de cuatro calles estaban cerradas no para que ÉL pasara, sino porque estaban sus jalabolas esperando que aterrizara su avión!!!!

    Ah, claro, la otra mitad de las vías, estaban colapsadas: los carros estacionados en fila india, sin moverse ni un centímetro!

  6. 6 Felixmen 26 septiembre, 2007 en 1:27 pm

    La fulana Mosca disfruta de los minutos de gloria que le otorga el pedazo de uniforme ese… Una vez se quita ese trapo, pasa a ser un miserable esperpento sin educación y con uno de los coeficientes intelectuales más bajos de la galaxia, al cual, con toda seguridad, le pasaríamos por un lado sin advertir su existencia… CeP.

  7. 7 Aquajcho 9 octubre, 2007 en 5:26 pm

    Pana y allí es donde yo digo: si los motorizados no tienen que calarse la cola completa, solo tener cuidado con los que se están cambiando de canal, por que coño van tan arrechos que golpean nuestros carros?, nunca falta quien nos eche el carro encima (hoy me tocó un desgraciado taxista) y uno va tranquilo escuchando música para distraerse y plafff hay que frenar por el abusador…ni hablar de los choros que no dejan que uno hable por el celular o adelante el trabajo en la laptop….

    Más que cagá e país (porque al final Venezuela no es culpable de los que la cagan encima) es cagá de política!!!!, cagá e gente!!!

    Saludos

  8. 8 Moises 16 noviembre, 2009 en 9:08 pm

    hay que ver que les falta cultura, pero bueno cada dia la oposición esta mas ignorante…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




cagarruticas en 140 caracteres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a esta cagá e' blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 44 seguidores

Gente que se embarró los zapatos:

  • 542,508 personas

Contacto!

Tus comentarios son bienvenidos en cualquier post de este blog. Puedes escribirnos, enviar fotos, artículos, experiencias a cagaepais@gmail.com o cagaepais2@gmail.com ¿Quién quita que tu seas el próximo irresponsable en entrar en esta cagá e blog?

¡Mosca! ¡No sea pirata!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Blogalaxia
ecoestadistica.com document.write('');

A %d blogueros les gusta esto: