Carl Cox y el plomeo

carl-cox.jpg 

Llegar el lunes en la mañana a la oficina a leer las noticias después de haber pasado unos días fuera de la ciudad. Vaya manera de comenzar una semana.

En la presentación del afamado DJ Carl Cox, el pasado sábado en el Hipódromo de La Rinconada, un tiroteo en pleno recital dejó un saldo de cuatro muertos y cinco heridos. Hasta el momento, se maneja la versión de que el intercambio se debió a un enfrentamiento de bandas, o un ajuste de cuentas, o algo así por el estilo que ya no sé ni me interesa conocer. El Universal da más detalles sobre el suceso.

La primera pregunta que uno se hace al enterarse de esos cuentos es: ¿Y es que en esa vaina no hay seguridad? La productora del evento asegura que había 130 personas para la seguridad, además de funcionarios policiales y militares que también estaban presentes para prestar apoyo. No importa cuántos funcionarios había: al menos dos personas ingresaron al evento con armas de fuego.

No sé si es que en mi época éramos más pendejos o qué, pero el que llevaba el porro para un concierto era siempre el héroe del grupo, un valiente que se atrevía a pasar todos los cordones de seguridad cargando un piche pitillo de marihuana. Más osado aún era encenderlo en medio del gentío, o por lo menos a mí me lo parecía. Tal vez yo era muy cobarde y por eso nunca me atreví ni a lo uno ni a lo otro, ni a cargar el porro ni a fumarlo en pleno concierto, y siempre sentí una extraña admiración hacia los transgresores que se atrevían a hacerlo. Cosas de muchachos, pues, la rebeldía adolescente forma parte del entretejido social. Siempre ha habido y siempre existirá esa tendencia a desafiar las convenciones, llevarle la contraria a la autoridad; comportamientos que, además, se potencian en eventos de masas, cuando por medio de la música, imágenes o las palabras de un líder se mueven las pulsiones de base. Se genera una empatía automática con los que tenemos cerca, es lo que se demostró en eventos multitudinarios como el legendario concierto de Woodstock, en la década de los 60.

Así, decía entonces, transgredíamos en mi época, o más bien transgredieron los que se atrevieron porque yo nunca me atreví. Eso era ser rebelde. No echarse plomo en un concierto. Agarrar una pistola y echar tiros a diestra y siniestra, matando al cabrón de la otra banda y llevándose además a los que se atraviesen en el camino. Eso es ser un maldito cobarde. Un cobarde y un coño e madre. No sé si todos los que murieron en el toque de Carl Cox eran de una banda o la otra, no me interesa tampoco. Lo que realmente me afecta es tener que tomar la decisión y decir: no voy a más conciertos en esta cagá e país. Porque ya ni en un recinto en el que hay 130 carajos de seguridad se puede estar seguro. Recordemos, no es primera vez que pasa algo así: antes pasó en el toque de Mauro Picotto, y creo que sucede todos los años en los Amaneceres Gaiteros del Poliedro.

Esto ni siquiera categoriza para cagá e país, es más bien una tragedia de país. ¿Ahora también tenemos que aguantar que “las bandas” ajusten sus cuentas frente a nuestras narices? ¿Tenemos que aguantar violencia hasta en un evento festivo? No es por nada, y me van a disculpar los que se sientan aludidos, pero es probable que estas “bandas” estén conformadas por el tipo de gente que nos siguen dejando comentarios en el post de la changa tukky, los que mandan a todos a la mierda polque sel tukki es de pinga y me los paso por el forro del culo malandreo real que me gusta cojer cifrino y todas esas cosas. Porque si algo me quedó claro con el post de la changa tukky es que el lenguaje de esta gente es el de la violencia.

A ustedes tukkys, yermaines y elmenes y maikelyoldans y victor-chinos: mátense si les da la gana, pero no le jodan la vida al resto de la gente. Después de leer las noticias sobre lo sucedido en este concierto me pongo aún más intolerante que hace una semana, cuando escribí sobre la intolerancia, y es por ello que les digo a los matones del sábado, tukkys o no tukkys: vayanse a la mismísima mierda.

****************************************

P.D. Había un video del tiroteo en youtube, pero alguien logró bajarlo de la red. En Oídos Sucios hay un segundo video en el que no se logra ver nada, pero se escuchan los disparos. Igual les recomiendo no ver nada, es deprimente en exceso todo este asunto.

8 Responses to “Carl Cox y el plomeo”


  1. 1 Felixmen 5 noviembre, 2007 en 4:48 pm

    No pero no somos una cagá e país. No es justo eso que piensan de nosotros en el exterior, no es verdad que esto es un tierrero con “gente” adentro, no, no y no. JA! sigan creyendo, cada día somos más CeP, cada día nos esforzamos más en serlo. Ya nadie va a querer venir a presentarse aquí, bueno y aunque vengan no voy a ir.
    P.D. Tengo la entrada para ir a ver a SodaStereo, si voy a ir o no, no lo sé todavía…

  2. 2 gj 5 noviembre, 2007 en 7:45 pm

    Chamo, los que dejan comentarios en el post “la changa tukky”, creen que es un chat de malandros, es increible, casi que se pasan los teléfonos para ir a los “conciertos” de ese estilo de música…
    Como se nota que ni se molestan en leer otro artículo del blog porque es exageradamente maduro para su pequeño maní que tienen debajo de las “greñas” de cabellos…
    Yo por eso, que tome la decisión hace tiempo de no ir a cualquier concierto que se celebre aquí, ya que además de perder mi dinero, es atentar contra mi integridad física…
    P.D.: Tiene algo bueno el post de los tukkys… y es una tremenda publicidad de gratis

  3. 3 El Fantasma de Canterville 6 noviembre, 2007 en 7:37 am

    Pana, qué cagada.

    Cómo es posible que aquí cualquier mínima diferencia se arregle a coñazos o a tiros o a navajazos.

    Demasiada y caña y demasiado perico.

    Odio tener que decir esto, se me revuelven todas las tripas, antes de vomitar esto pero… verga pana, éste país como que sí necesita un Pérez Jiménez o un Gómez a ver si se endereza.

    Coño uno piensa que la gente tiene cierto criterio y tal, pero cada día se empeñan en demostrar más hasta dónde pueden cagarla y en demostrar que son como carajitos grandes, mentesdepollo, incapaces de asumir la más mínima responsabilidad, entonces uno piensa, coño, como que de verdad la gente necesita un polícía, un papá que les dé unas buenas nalgadas de vez en cuando, un gobierno fuerte que los castigue duro cada vez que la caguen de esa manera tan… tan…

    Pero entonces uno ve esta experiencia de militarismo del siglo XXI y piensa que no, por ahí no es la vaina.

    Será que este potrero que llamamos país no tiene remedio.

  4. 4 El León de Los Leones 6 noviembre, 2007 en 8:37 am

    Fantasma, entiendo tu frustración, pero justamente lo menos que necesita ese país es un dictador. Lo que ese país necesita es orden. El orden no se consigue exclusivamente de manos de dictadores o por la vía de la violencia.

    Observa como Australia, Canada y Alemania tienen los menores índices de homicidios a nivel mundial. En esos países no hay dictaduras o no las hubo nunca.

    La ausencia de castigos y/o controles es, desde mi punto de vista, lo que ha generado esta situación específica de violencia en discotecas o fiestas.

    El ser humano está en eterno conflicto interno. Es muy difícil convencer a la gente para que se comporte adecuadamente, cuando no hay castigos para los que se comportan de manera inadecuada. Por qué razón vas a dejar de llevar tu pistola a la fiesta y matar a alguien que miró mal a tu novia si sabes que no te va a pasar nada al día siguiente? Si sabes que cada noche que sales eres tú o él?

    No pretendo con esto defender a la escoria que genero todo este lío, pero siento que tenemos que tratar de comprender lo que está ocurriendo antes de clamar por dictadores o manos duras para gobernar.

    El país necesita aplicar castigos ejemplares a estas personas y, lamentablemente, eso no está cerca de ocurrir.

    Ese es el país que hay hoy. El cuento de que juntos lo cambiaremos se terminó y nadie se enteró cuando fue. Estoy seguro de que no te tengo que pedir que entres al post de la changa tukky para que te des cuenta del nivel de las personas con quienes estás conviviendo.

    Justamente por eso hablamos de CeP.

  5. 5 Duendecilla 6 noviembre, 2007 en 9:07 am

    Cultura, una simple cuestión de cultura y educación.

    Hago referencia a la EDUCACIÓN de valores y principios, no ataco a nadie por lo que escucha, lee o predica, sigo creyendo en la pluralidad de pensamiento y acción, aunque ésta choque con mis creencias. Sin embargo, lo que no consiento es el atropello, la desidia, el abuso y la intolerancia.

    Sí, estoy de acuerdo con el escritor del post en que el lenguaje preponderante es el violento en este país, y cómo lo dijo el fantasma, todo se resuelve a los carajazos. Pero no de ahora, no vayan a creer eso, la impunidad siempre ha estado presente aquí, sólo que ahora tiene más vigencia.

    Aquí en este país, se es más macho mientras más grande sea tu arma. Pero no se remite únicamente a sectores de bajos recursos, eso puedo garantizarlo. He conocido a más de un “niño bien” portando armas para sentirse más hombre. El tamaño de tu juguete de turno (carro, moto, arma), es inversamente proporcional al tamaño de ya saben qué.

    Puedo entender la frustración del escritor, porque yo también la siento. Entiendo el punto de vista del fantasma, porque por mi mente ha pasado ese pensamiento anteriormente, pero lo he descartado.

    León, entiendo y hasta apoyo tu declaración. Se debe tener más control y mano dura, el que transgrede la ley, se castiga y punto, pero el ejemplo debe ponerlo de primero, quién ocupa una silla presidencial, y ambos sabemos que eso no ocurre. Así que no te sorprendas que el resto simplemente crea que cualquier sitio es un campo de tiro para practicar. Esta nación no necesita un padre que castigue, un gobierno autoritario que le ponga el camino y el pueblo cómo borrego lo sigue sin chistar. Este país necesita que se eduque a su gente, que se transforme esa idiosincrasia de pensamiento oportunista en una de trabajo, progreso y desarrollo qué no sea esperar que papá gobierno me mantenga eternamente.

    Lamentablemente, la mayor parte de la población de este “tierrero” cómo cariñosamente le decimos, se acostumbro al “no me digas dónde hay, sino ponme”, “dame, dame, dame, dame” .

    Nunca evolucionaremos cómo nación, hasta que nos sacudamos esa mediocridad de ideología que tenemos.

    Excelente post muchachos, disculpen lo extenso de mi comentario.

  6. 6 Calitoz 14 noviembre, 2007 en 5:55 pm

    Nojoda de pana q cagada ya los dj buenos no van a kerer venir mas nunk a nuestro pais q mierda de pais xp

  7. 7 MayYeo 16 noviembre, 2007 en 11:44 pm

    Coño e la madre, no solo hacen eso en público, sino que también frente a DJs internacionales. Qué cagada de país pana, esto ya no tiene nombre


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




cagarruticas en 140 caracteres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a esta cagá e' blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 44 seguidores

Gente que se embarró los zapatos:

  • 541,797 personas

Contacto!

Tus comentarios son bienvenidos en cualquier post de este blog. Puedes escribirnos, enviar fotos, artículos, experiencias a cagaepais@gmail.com o cagaepais2@gmail.com ¿Quién quita que tu seas el próximo irresponsable en entrar en esta cagá e blog?

¡Mosca! ¡No sea pirata!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Blogalaxia
ecoestadistica.com document.write('');

A %d blogueros les gusta esto: