Caracas

avenida-fuerzas-armadas-1.jpg

Todo el que escribe sobre Caracas tarde o temprano recurre forzosamente a la dualidad amor-odio para poder entender a este desorden donde vivimos. Creo que quien hace esto lo hace por comodidad o hipocresía. Aquí no haré esto. El poquito de amor que alguna vez sentí por este mierdero de techos de zinc que osamos llamar “ciudad”, está muerto y enterrado. No por culpa de la ciudad, sino de quienes en ella vivimos. O malvivimos, más bien.

Caracas es una ciudad fea. Sucia. Ruidosa. Maloliente. Peligrosa. Peligrosísima, más bien. Con una absoluta carencia de planificación urbana y estratégica. Totalmente insufrible. Con muy poco que ofrecer a sus habitantes. Y todo esto es en mayor o menor grado, culpa de nosotros, los caraqueños. En más de una ocasión lo hemos dicho: no somos ciudadanos. Somos simples habitantes, ocupantes de un terreno. Todavía tenemos, en nuestro devenir diario, en nuestro relacionarnos-con-los-demás, mucho de campesinos. De esos no tan lejanos campesinos que vinieron un día a cumplir su sueño big city meet al estilo venezolano.

 los-frailes.jpg

Pareciera que cualquier asomo de civilidad, de urbanidad, nos está negado. No sé si es por esa incapacidad casi genética del venezolano de seguir una norma. Pero nos resistimos a llevar una vida normal. Nos acostumbramos a vivir rodeados de basura. A hacer colas. A mear en la calle. A botar todo por la ventana. A soportar unos niveles de ruido, de tráfico, de contaminación, de crimen que en cualquier ciudad más o menos decente del mundo, ya hubieran generado inmensas crisis y planes de soluciones. Aquí no. Es insólito que el caraqueño, tan dispuesto a protestar por tantas causas, sea tan indolente en lo que se refiere a su propia ciudad.

sabana-grande.jpg

Una de las mayores dolencias de esta ciudad es que no ha tenido, salvo contadísimas excepciones, autoridad alguna que sienta cariño por ella. Todo el que llega a un cargo de autoridad lo hace con la intención de proyectarse más hacia arriba. Mientras eso ocurre, gasta enormes esfuerzos en hacerse publicidad, mientras se dedica a poner algunos pañitos calientes que sigan conteniendo el inmenso caudal de problemas que aqueja a esta desgraciada urbe. Pero esta falta de cariño no es potestad única de sus alcaldes o gobernadores: los presidentes, con las mismas contadas excepciones, tampoco han querido dar a esta ciudad el cariñito que se merece. Para muestra, un botón: ninguno de los presidentes de las Venezuelas democráticas (póngale usted el número que quiera) ha nacido en esta ciudad. ¿Cómo no extrañarse que este mismo desamor se haya filtrado a todos los que sobrevivimos en este valle de lágrimas?

Y es que todo parece demostrarlo: el caraqueño promedio no siente orgullo por su ciudad. Quizás por algo de ella sí. Algunos hablarán con admiración del Ávila, por ejemplo. Otros recordarán con cariño a los Leones, o a la gastronomía. Pero en líneas generales, es una ciudad con muy poco de lo que sentirse orgulloso. Una vez fue pujante y moderna, por allá por los años cincuenta. Con construcciones modernas, vanguardistas. Con amplias autopistas. Con edificios que generaban envidia en nuestros vecinos latinoamericanos. Hoy todo esto se cae a pedazos. Duélale a quién le duela, nos hemos quedado atrás: estamos más cerca de La Habana que de Bogotá, Buenos Aires o Santiago de Chile. Ciudades todas que con planeamiento y sobre todo buena educación, han logrado convertirse en destinos turísticos. Limpios, seguros, con ciudadanos orgullosos de su gentilicio. Con problemas, si; pero con planes andando para enfrentarlos. 

la-vega.jpg

Aquí el único plan es simple: otorgar más permisos para hacer más centros comerciales. No más autopistas, no más calles, no más estaciones policiales, no más hospitales. Más densidad de población. Más guisadera. Más tráfico. Y que “el que venga atrás que arree”. Vemos así exabruptos como esos camioncitos con publicidad, que generan más tráfico innecesario. Vemos así estupideces como los containers verdes de basura, que a falta de un mejor sitio, los ponen en la misma calle, restándole un canal de circulación a unas calles y avenidas que hace ya treinta años nos quedan pequeñas. Vemos así -con arrechera- como, en cada solar vacío que queda, se levantan megacentros comerciales con 200 tiendas y 100 puestos de estacionamiento. Como una iniciativa exitosa como el Pico y Placa es torpedeada por un mero afán político. Y pare usted de contar.

Caracas: la ciudad de los hechos rojos. Así nunca llegarás a ser una ciudad global, moderna. Tanto que se enorgullecen sus habitantes, ingenuos, creyendo que viven en una gran metrópoli. Tu que fuiste cuna de Bolívar, hoy eres malquerida por los mismos que se creen sus “dignos” herederos. Eres toda una cagá e ciudad. Digna capital de esta cagá e país.

17 Responses to “Caracas”


  1. 1 profeballa 18 diciembre, 2007 en 10:14 pm

    Hasta cuándo?! y creo que tenemos mucho de culpa.

    Nunca olvidaré una vez que volví a Bilbao estando de vacaciones en Caracas, me paré en medio de las calles de más tráfico de Bilbao y el ruído no existía, recordaba Caracas al mismo tiempo y la difrencia abumaba. PEro resultaser que esos fueron unos pocos años y sigo acá en esta ciudad infierno…

  2. 2 Felixmen 19 diciembre, 2007 en 8:45 am

    Imposible tener más razón!!!
    Quién puede sentirse orgulloso de este despelote?
    Cómo es posible que cada día tengamos que pasar 3 o 4 horas en el tráfico infernal?
    Por qué siempre tiene que oler a basura?
    Por qué meamos en la calle?
    Por qué hay que poner conos en el hombrillo para que entendamos que por ahi no se maneja?
    Por qué nos metemos por el hombrillo, aún cuando hay conos, y cuando nos para la policía tenemos los cojones de discutir?
    Por qué tocamos corneta a los 0,0005 segundos de haber cambiado el semáforo?
    Por qué nos estacionamos donde nos dá la real gana?
    Por qué escribir estupideces con spray en una pared?
    Por qué no tener un ápice de conciencia?
    Por qué, por qué y mil veces por qué?

  3. 3 ran 19 diciembre, 2007 en 11:55 am

    Y lo mas triste es la gente que sumida en su propia ignorancia juran que esta en la metropoli mas moderna de latinoamerica :S

  4. 4 Yang sin Ying 19 diciembre, 2007 en 3:40 pm

    Porqué?… porque vivimos en anarquia compadre.
    Todo siempre fue permitido, nadie te multa por nada, y si lo hace encuentras la manera de mojarle las manos al poli. Porque el manual de carreño lo dejaron de dar en el colegio en el 70, porque la miseria tiene una especie de morbo chic, porque nunca el problema es mío sino de otro, porque ni el humilde ni el sifrino se ven diferentes cuando mean de espaldas (caga la plebeya, caga la reina), porque es cool ser coño de madre, porque no existe sentido común (sólo importo yo)… y tantos otros.
    Para mi esto no es un problema de recursos económicos y alcaldías con manos pelúas, es un asunto de pedagogía. Quienes han visitado Bogotá, sabrán que hace unos 12 o 15 años, era igual de caótica, al menos en el comportamiento de algunos de sus habitantes, hasta que llegó un alcalde apellidado Mocus, que realizó una de las obras más arriesgadas y emblemáticas de la ciudad: Educar a la gente a convivir. No más peatones cruzando a mansalva, no más papelitos en la calle, no más comportamiento retrógrado, no más basura a la vista, no más contaminación sónica contonéandose por ahí. Y el ciudadano poco a poco aprendió. El alcalde que lo sucedió continuó con su obra, no la paró ni la dejó en el olvido. Hace dos años vi como una chica vestida con uniforme detenía a los peatones que querían cruzar en amarillo o en verde con una simple bandita de esas que dicen: no pase, atada a un poste. Hoy Bogotá es una gloria. Con, por supuesto el dato histórico de siempre, Colombia era un virreinato, Venezuela una simple capitanía general. Hay además un orgullo por la cultura que supera mucho a Venezuela, también, mucha historia de aborígenes adelantados y sistemáticos, a casi la par de los Incas. Nosotros estamos en pañales. Mientras nosotros edificamos con orgullo un mega bloque de cristal con 500 oficinas y aire acondicionado con vista al ávila, sin importar si derrumbamos la casa del tío de Antonio José de Sucre, y mientras arrastramos casitas coloniales para poner sendas mega stores… en algún lado de la latinoamérica vecina se restaura con ahínco el casco histórico, se construye donde no había nada y se preserva con celo la historia arquitectónica y emocional de una ciudad, muy al estilo europeo. No importa si detrás de esa fantástica fachada de 100 años, queda hoy el loft más minimalista. Largos etcéteras que llevan a grandes usurpaciones. Desde arriba o desde abajo, se respira el irrespeto, a lo propio y a lo ajeno. Y si eso es así, qué queda para el resto?. Anarquia. Y sobretodo ignorancia. Insisto, un poco de educación, de pedagogía y de sentido común.
    Buen tema.

    • 5 joe 5 septiembre, 2011 en 10:31 am

      te falataron los barrios de mierda, que crecen como hongos sin planificacion la ciudad esta asi es por la cantidad de mierda que vive en estos barrios, gente mal educada, cochina y violenta

  5. 6 Chancho húmedo 19 diciembre, 2007 en 4:36 pm

    “Caracas: la ciudad de los hechos rojos”.
    Que clase de frase!!!

  6. 7 Niggel_001 3 enero, 2008 en 11:23 am

    Yo iba a decir de las paredes roja…. En fin…

  7. 8 Niggel_001 3 enero, 2008 en 11:24 am

    Yo iba a decir de las paredes rojas…. En fin…

  8. 9 cruzado 6 enero, 2008 en 1:43 am

    En verdad no entiendo como hay gente que dice que ama a Caracas. Lo demás monte y culebra?? quitarle el Este a Caracas y se parecerá mucho a cualquier ciudad o pueblo del interior.

    El estado actual de Caracas es una muestra más de la deformación casi genética que tiene el venezolano en acostumbrase rápidamente a lo malo y a protestar poco para cambiar la situación

    Yo he llegado a escuchar a personas decir que no cambia vivir en el centro por nada del mundo….

  9. 10 F. de Betancourt 22 enero, 2008 en 10:08 pm

    No puedo entender como ustedes pueden vivir en este desastre de ciudad. Hace 4 meses que me mudé desde Barquisimeto y aún no soporto vivir en este infierno. No me acostmbro. Al menos en mi pueblito sé quien tiene medio cara de maleante y quién no… Aquí me han dicho que hasta la abuelita o la mujer embarazada te pueden atracar en el metro ¡Qué horror!
    Por supuesto nadie se siente orgulloso de vivir aquí. Es más, desde que les dije a mis guaros conocidos que me mudé a la “Gran (cagada) Caracas” no he tenido ni un gesto de felicitación ni de admiración, más bien arrugan la cara con extrañeza. decepción y pena ajena.
    Caga e´decisión la mía.
    Aquí comadre, jodida pero en Caracas…

  10. 11 Barbara 28 enero, 2008 en 2:09 am

    Ciertamente vivimos en un caos, tal como la catalogaron “Una Cagaaaaa de Cuidad” y cada día que me toca levantarme a horas inexplicaples para muchos que viven en eupropa o en USA me recuerdo de lo infernal que es!!
    Reflexionando acerca del tema, creo que somos muy pocos los que la vemos de esta manera o simplemente no asumimos que tenemos responsabilidad sobre ella. Pero mas alla de eso, pareciera que no tiene solución. A mí me encanta este blog porque siento que existe mas personas parecidas a mí, pero QUE PODEMOS HACER? Acaso solo podemos quejarnos por esta vía y quedarnos sentados frente al computador!!! Los milagros existen, pero dicen por ahí que Dios es acción!! Ojala alguien me de una luz o entre minuto y minuto en el caos de la ciudad se me ocurra algo!!! Seguro si algo se me ocurre lo comparto!!
    FELICIDADES POR ESTE BLOG!!

  11. 12 alejandra 8 septiembre, 2008 en 1:37 am

    hola soy de buenos aires, no entiendo por que tienen que dejar a caracas mal paradas por que no le equivalen fotos en sus modernas urbanizaciones en sus modernos edificios para que veas que si es una buena metropolis casi como la nuestar aca en argentina si vamos a el casa aqui en argentina y tambien e visto en chile basura e inseguiridad si me an dicho que es una ciudad con un ritmo de vida ajitada pero eso no cambia su modernidad. quien tomo esas fotos si cada vez que haga esto de un pais y justamente tome fotos de partes fea de una ciudad entoces dejara muy mal parada a sudamerica por que te vas a encontrar siempre con ciudad con partes sucias saludos desde B.A ARGENTINA

  12. 13 Gregor 2 julio, 2009 en 1:45 pm

    Hola
    Soy de Caracas, y la verdad la ciudad es un caos y no es culpa de la ciudad, las personas de Caracas y Venezuela lejos de esa imagen de Venezolanos trabajadores, amigables etc… etc… que son contados con los dedos los buenos Venezolanos la mayoria de los Venezolanos son totalmente ignorantes y salvajes como ciudadanos… Venezuela es hermosa y tiene lugares envidiables para el mundo pero que hacemos con tanta belleza si la gente se encarga de hacerla fea y horrible desde un paraje natura hasta un calle de culaquier ciudad venezolana… La gente de este país tiene un rancho mental y mientras siga asi tendremos un país con sus ciudades y todo muy feo… Hace unos meses viaje a Coro nunca habia ido a Coro, pase por una zona que me impresiono la cantidad de basura que habia tirada por todos lados es como si vaciaran las bolsas en las montañas, yo pense que eran los chivos que rompian las bolsas buscando comida pero me dijeron que no que eran las personas… la verdad dan ganas de llorar… sería muy bueno que dieramos más soluciones y menos lamentos…

    En vez de tantos ministerios inutiles que crean…

    Deberian crear el Ministerio del buen ciudadano, el Ministerio de belleza y diseño urbano, el Ministerio del buen gusto, el Ministerio del comportamiento en público… etc…

    Saludos
    G.

  13. 14 joe 5 septiembre, 2011 en 10:29 am

    los culpables del caos de caracas , fue dejar invadir los cerros para construir ratoneras ( barrios ) que generan hacinamiento , violencia y destruccion e insalubridad, la gente que sale de alli traspola todo su modus vivendi a la ciudad y por eso el caraqueño de hoy es pura mierda, que queda para la ciudad entonces? una ciudad es el reflejo de sus ciudadanos .

    razon tenia perex gimenes cuando sacaba a los invasores de los cerros a punta de peinilla y gas lacrimogeno y los metia presos , se acababa la vaina

  14. 15 Tank Removal NJ 4 diciembre, 2011 en 12:54 am

    Your quite correct with this writing..

  15. 16 Luis Aquilar 23 septiembre, 2014 en 4:07 am

    Que se podia esperar con un lider ignorante y pícaro como ese chavez


  1. 1 ¿La ciudad menos pobre? « Trackback en 30 enero, 2008 en 12:40 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




cagarruticas en 140 caracteres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a esta cagá e' blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 44 seguidores

Gente que se embarró los zapatos:

  • 541,797 personas

Contacto!

Tus comentarios son bienvenidos en cualquier post de este blog. Puedes escribirnos, enviar fotos, artículos, experiencias a cagaepais@gmail.com o cagaepais2@gmail.com ¿Quién quita que tu seas el próximo irresponsable en entrar en esta cagá e blog?

¡Mosca! ¡No sea pirata!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Blogalaxia
ecoestadistica.com document.write('');

A %d blogueros les gusta esto: