La Reportera

reporteras.jpg 

Cabellos recién salidos de peluquería, uñas relucientes, maquillaje excelso aún bajo pleno sol de mediodía en el centro de Caracas, la Reportera, una especie que mezcla estoicismo y glamour imperecedero, se jalonea, sobrevive empujones, insultos, desmanes y una que otra metida de mano todo por el bien del hecho noticioso y de su deber profesional de “informar” al público, la audiencia, la masa, el pueblo.

La Reportera es una figura que conoce su importancia dentro de la esfera de lo público en la sociedad, y si no lo sabe por lo menos lo sospecha. Da todo de sí por lograr eso que los entendidos llaman el “tubazo” y cuando lo logra vive una especie de 15 minutos de fama que la separa de las otras reporteras, también famosas éstas pero sin el fulgor incandescente que otorga al aura el hecho noticioso recién sacado del horno. En torno a ella, entonces, se formará un corro de admiradores, fanáticos y otra clase de seguidores que alabarán su encomiable esfuerzo, sólo comparable con su radiante belleza.

Será a partir de entonces cuando la Reportera muestre su capacidad de rellenar espacios vacíos, una habilidad reservada a unos cuantos elegidos y que prácticamente roza lo divino. La Reportera hará gala de su capacidad de hablar durante ocho minutos de transmisión diciendo una idea tan sencilla como “el helicóptero se acerca y será escoltado por las fuerzas militares” de mil maneras distintas:

– … Y seguimos acá estamos en vivo y en directo desde Chorrerón llevándole a toda nuestra audiencia el mismísimo momento en el que el helicóptero se dispone a tocar tierra, en el preciso lugar donde se encuentran desplegados los distintos contingentes de las Fuerzas Armadas Nacionales quienes procederán a hacer labor de escolta a los tripulantes de la aeronave que cada vez se acerca más a esta locación del interior del país, cuando son exactamente las once y cincuenta y cinco minutos de la mañana de este catorce de abril, fecha que pasará a la historia después que se produzca el momento que tanto esperamos, ese momento en el que el helicóptero toque tierra y veamos salir de su interior a la tripulación y pasajeros, motivo por el cual estamos acá en este pase en directo que sólo les puede brindar a toda Venezuela su canal XXX, siempre presente en el hecho noticioso y cumpliendo su deber de informar a toda la nación venezolana. Seguimos entonces acá, son exactamente las once y cincuenta y seis cuando estamos acá en las adyacencias del recinto en el que la aeronave mencionada se dispondrá a hacer labor de aterrizaje y entonces los expectantes CONVOYES militares…

Y de pronto se derriba todo, como un castillo de naipes. Porque esa es la desgracia de ser Reportera: los quince minutos más afamados de su fama duran sólo eso, sólo un instante y ya, san-se-acabó. El helicóptero termina aterrizando y la reportera, tan cerca del hecho noticioso, no se dio cuenta de que el viento de las hélices iba a dañar su peinado y a levantar su falda y mostrar su ropa interior, con lo que además queda al desnudo eso que muchos sospechaban: muy dentro de su ser interior, ella también es una mortal como cualquier otro.

Presa de la confusión, con los nervios desbordados y el alma que le sale por la boca, la Reportera terminará muy lejos de los individuos que bajan del helicóptero, se pondrá en puntillas, estirará el brazo, tratará de trepar por las humanidades que se interponen entre ella y su blanco noticioso, pero ninguno de esos esfuerzos será suficiente: alguna malhabida “harpía” habrá llegado antes y habrá robado la atención de los que bajan del helicóptero, de todas las cámaras y de toda una nación.

Una nueva Reportera aparecerá bajo el spotlight. La anterior pasará a la historia como “La Reportera de los Convoyes”.   

***************************************

La Reportera es la tercera entrega de una serie basada en arquetipos de la venezolanidad. Ver El EscandalOso y El Numerario

7 Responses to “La Reportera”


  1. 1 Luis 15 enero, 2008 a las 6:11 pm

    Es harto conocido la reportera venezolana de hoy en dia es mas estetica que dialectica. Solo basta ir a cualquier escuela de comunicacion social de cualquier universidad de esta caga e pais para ver que estan mas llenas de modelitos (si, muy buenas, no hay que negarlo) que aspirantes a periodistas. Sin mencionar que la aspiracion de muchas es animar un programa de tv o ser actriz de culebrones.. Tambien se puede decir algo parecido de muchos aspirantes hombres a periodistas, que carecen de amor por la lectura, conocimientos de sociologia, historia o teoria politica, etc. Dando como resultado que nuestro periodismo – salvo por algunas excepciones – sea una cagada.

  2. 2 gj 15 enero, 2008 a las 9:15 pm

    Pero si quieren ser actrices de culebrones… Basta con montar un video porno en la web…
    Más fácil que graduarse de una carrera universitaría…
    Lo malo de tener mucho cuerpo y poco cerebro…
    CeP…

  3. 3 Luis 15 enero, 2008 a las 10:46 pm

    Eso se debe al culto al titulo universitario que hay en el pais, no importa no saber un coño al salir de la universidad, lo importante es tenerlo porque se cree (ingenuamente) que abre todas las puertas del trabajo (una ilusion que tambien es falsamente difundida por los anuncios de empleo que son capaces de pedir licenciados hasta para barrer un negocio). De ese fenomeno se han hecho estudios sociologicos que han dado como conclusion que en una caga de pais como este el famoso titulo ya no es un medio de ascenso social puesto que el mercado nacional de trabajo es incapaz (por la caga de economia y el sistema politico inestable) de absorber tanto profesional.

    Asi aparecen abogadas haciendo de secretarias, ingenieros manejando taxis, informaticos encargados de cibercafe, etc. Aunque esto daria para otro post titulado el “universitario”. LOL

  4. 4 Luis 15 enero, 2008 a las 10:50 pm

    Por cierto, vease como el gobierno sigue fomentando el culto al titulo (o ganado votos mediante esa demagogia) creando universidades que no sirven para nada como la UBV solo para que mucho bolsa se crea “graduado” de algo aunque ni sepa escribir ni leer bien y el famoso titulo solo le valga para limpiarse el c…. Alli estan los famosos medicos “bolivarianos” de 3 años de preparacion, los “comunicadores” graduados en tiempos aun menores deformando el lenguaje en las radios “comunitarias”, etc, etc.

  5. 5 escualido 16 enero, 2008 a las 2:27 pm

    Eso no es nada, prepárense para los médicos en 3 años… eso si lo podrán vivir en carne propia…

    Mucho bruto graduado para que de paso quieran acortar más las carreras que por lo menos alguito más le podría haber quedado. Más de uno se moría por un mal diagnostico por gente con más años de capacitación que los que vienen… bueno por lo menos en los años venideros el crecimiento poblacional no será un problema por lo visto…

    Lo de los comunicadores sociales es secundario, todo el mundo sabe que lo que más vende en la televisión como todo medio visual es la imagen. Los más capacitados suelen ser héroes anónimos detrás de un articulo de un periódico, o en cagaepais ;) (Ojo: sin menospreciar a muchos reporteros de televisión que si son verdaderos profesionales)

    El problema del titulo universitario es que la formación que se obtiene hoy en día de los colegios y universidades venezolanos es muy deficiente y anticuado, y poco exigente a mi manera de ver… no se consigue filtrar a la gente que realmente no dispone de la capacidad ni los conocimientos que un nivel universitario amerita. Inclusive peor aún en algunos casos la universidad puede tornarse más un obstáculo que una ayuda para adquirir el conocimiento…

    Kind Regards.

  6. 6 Rafael 6 febrero, 2008 a las 11:58 am

    La verdad ha sido dicha.

    El periodismo en este país exaspera, molesta, enerva… Por lo malo, porque jóvenes frívolos que no tienen en el cerebro más que un maní inflado se gradúan y no comprenden ni la más mínima idea de como se debe manejar una información, no tienen idea del rigor, no se documentan. Dicen cualquier idiotez sin siquiera tratar de entender el por qué lo dicen.

    A veces tolerar estos ejemplos de “periodismo fatuo” lo que me hacen es molestar y darle una patada al periódico. Y esto ocurre en ambos lados de la polarización política de los medios en este país.

    Desde las perlas tales como “noticiabilidad” que emanan de las cacatúas paranoicas que desmenuzan los periódicos para tratar de buscar cualquier síntoma de un complot anti-gobierno en Radio Nacional de Venezuela (vaya, que ni Oliver Stone en JFK) pasando por Carla Angola (yo me considero la única persona en este país que la detesta) que atropella a sus entrevistados usando como arma el grito y la insistencia cuando no hay fundamento en lo que se habla.

    Y ni hablar de las reporteras patea calle estilo Mariana Gómez, quien se cree la última lata de gaseosa en el desierto cuando ni siquiera domina los temas que trata de manejar.

    En los deportes, ni hablar… Desde la pobre Andreína Gandica que lo que da es lástima cuando trata de manejar cualquier término deportivo hasta Carolina Guillén, quien demostró que solo se requiere una cara bonita y buenas piernas para llegar a ESPN.

    En fin…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




cagarruticas en 140 caracteres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a esta cagá e' blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 44 seguidores

Gente que se embarró los zapatos:

  • 541,370 personas

Contacto!

Tus comentarios son bienvenidos en cualquier post de este blog. Puedes escribirnos, enviar fotos, artículos, experiencias a cagaepais@gmail.com o cagaepais2@gmail.com ¿Quién quita que tu seas el próximo irresponsable en entrar en esta cagá e blog?

¡Mosca! ¡No sea pirata!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Blogalaxia
ecoestadistica.com document.write('');

A %d blogueros les gusta esto: