Posts Tagged 'Ser humano'

Que nadie me robe mi mercado, ni mi cédula

No es que uno no se dé cuenta día a día, pero a uno realmente le cae la locha de cómo está de jodido el tema del nivel de vida,  la inflación y el poder adquisitivo cuando sales del mercado con cuatro bolsas en las manos, llega un malandro a robarte y le dices: “Ok pana, yo te voy a dar el bolso, pero me dejas mi mercado…”

Pero lo peor no es eso. Lo más jodido es que, a final de cuentas y tras las circunstacias dantescas que me llevaron a recuperar los bienes recientemente perdidos a manos del hampa, venga el malandro y diga: “¡No chamo! ¡pa’ eso ni te fuera robao’!”

Seguir leyendo ‘Que nadie me robe mi mercado, ni mi cédula’

Anuncios

Ser un buen perdedor

2999206750_c7a62a4364

(c) Xpa (Flickr)

De niño solía jugar béisbol en un tierrero que había al lado de mi casa. Nos reuníamos todos los carajitos de la urbanización, recolectando entre todos los implementos que teníamos: algunos tenían guantes, otros bates, otros las pelotas. Siempre había dos que eran los líderes y que, como tales, serían los encargados de escoger al resto de su equipo. Yo siempre fui de los escogidos, y no voy a decir que siempre me tocó en el equipo más malo, es mentira, a veces me tocó ganar.

Pero lo que quiero comentar acá son las veces que me tocó perder. No importaba si teníamos al mejor primera base, al pitcher que lanzaba más duro, al mini-slugger de la cuadra o al que se robaba todas las bases, a veces, como en todo en la vida, a mi equipo le tocaba perder. Y sobre todo cuando teníamos ese equipazo nos íbamos con mal talante a nuestras casas, todos juntos arrastrando los pies en la tierra y con la mirada baja, y de vez en cuando alguno de nosotros decía: “bueno, pero por lo menos nosotros dimos tres jonrones y ellos no dieron ninguno”. O “nos habrán ganado, ¡pero perencejito les metió como 400 ponches!”

Seguir leyendo ‘Ser un buen perdedor’

Amargura, tristesse y disociación (II)

Ya lo mencionó mi compañero Pedroso hace algunos meses: hay frases recurrentes que no resisten ninguna lógica o análisis concienzudo: frases del tipo “aquí, jodido pero en Caracas” o “Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebra”. Sin embargo seguimos viendo y escuchando gente que no solo dicen esas frases, sino que las dicen con la convicción y el orgullo del que se sabe en una ciudad espectacular.

Dostoievski mostró irritación hacia la actitud que tienen los ginebrinos con respecto a su ciudad; no entendía cómo era posible que se sintieran tan orgullosos de su terruño. “Miran las cosas más simples, hasta los postes de la calle, como si fueran lo más hermoso y extraordinario”. La cosa es que Dostoievski era, ante todo, muy ruso y, para colmo, antioccidentalista. No sé si Ginebra es una ciudad tan espectacular -no he tenido oportunidad de visitar Suiza- como parece serlo para sus propios habitantes, pero estoy seguro que es una ciudad en la que impera el orden, la limpieza y la tolerancia, y ciertamente no debe carecer de cierto encanto y belleza.

En la primera parte de este escrito hice referencia al libro “Estambul” de Ohran Pamuk. El premio Nóbel de literatura sostiene que en su ciudad natal reina un sentimiento de amargura del cual los mismos estambulíes se sienten orgullosos. No es un orgullo evidente, no es que la gente va por la calle diciendo: “Estambul es una ciudad llena de amargura y a mí me gusta así”, ese orgullo se hace manifiesto en el día a día de esa ciudad, en el ir y venir de sus habitantes, en toda esa vibra de ciudad que Pamuk describe en un extensísimo y magistral párrafo que describe a Estambul y la hace sentir como nuestra. Por lo menos a mí me cautivó, de hecho, me hizo sentir en ciertos pasajes que no hablaba de lo que queda de Constantinopla, sino que más bien hablaba de Caracas.

¿Cómo es posible, entonces, que el caraqueño hable de su ciudad con frases que desbordan orgullo?

Seguir leyendo ‘Amargura, tristesse y disociación (II)’

Amargura, tristesse y disociación (I)

A veces uno se encuentra en medio de una actividad de esparcimiento y de manera abrupta se da de bruces contra la realidad. En el momento menos esperado, justo cuando creemos estar protegidos por un enorme muro que nos separa de la realidad amenazadora, los bloques empiezan a caer uno por uno y nos vuelven a dejar a merced de las inclemencias de la vida.

Ese muro que nos separa de la realidad durante el esparcimiento es solo una estructura mental,  una estructura que nos cuesta mayor o menor esfuerzo en edificar pero que de un momento a otro cae derribado como un castillo de naipes, que queda aplastado ante el inmensurable peso de lo cotidiano.

En esta ocasión mi muro era la lectura. Cómodamente en mi cama empecé a leer el capítulo llamado “Hüzün” del libro “Estambul” de Ohran Pamuk. Hüzün, explica el autor, es una palabra turca de raíz árabe y que puede traducirse como “amargura”. La tesis de Pamuk en este capítulo es cómo ese sentimiento es el dominante en su ciudad natal, otrora capital del Imperio Otomano, uno de los más grandes e importantes de la historia de la humanidad.

Seguir leyendo ‘Amargura, tristesse y disociación (I)’

Iglesia Reformada

No es nuestra intención aquí criticarle la fe a nadie. La creencia. Bien sea católico, anglicano, protestante, ateo o lo que sea. No creemos ser, en este blog, precisamente paradigmas de religiosidad.

Pero de allí a aplaudir la creación de un “cisma” en la iglesia católica venezolana, con obvios fines divisionistas y políticos, hay un largo trecho. Esto, más que un asunto de religiosidad, es un show que rezuma cagaepaisidad por sus cuatro lados. Un balurdo intento desesperado por fracturar a la iglesia católica y/o acallar su continua crítica.
Seguir leyendo ‘Iglesia Reformada’

El blog que quiero escribir

Yo quiero escribir un blog de las Grandes Ligas. Contar la hazaña del grand slam de Félix Hernández en su primer turno de la temporada, nada más y nada menos que frente a Johan Santana. Tratar de ilustrar con palabras la emoción que habrá sentido Omar Vizquel a su vuelta a Cleveland. O simplemente dar los numeritos de los juegos de la última noche, destacando el jonrón y las cuatro empujadas de Abreu y otros logros de los peloteros criollos.

Yo preferiría leer, investigar, averiguar y luego escribir sobre los peloteros criollos en la lista de incapacitados en vez de tener que estar pendiente de los casi 400 inhabilitados para las elecciones de noviembre.

Seguir leyendo ‘El blog que quiero escribir’

Muertos de segunda


¿Qué indigna más? ¿El asesinato a sangre fría de otro ciudadano, o la misma sangre fría que se usa para “echarle tierrita” encima?

Para algunos pareciera que no fuera ni lo uno ni lo otro, sino que los medios hablen de ello.
Seguir leyendo ‘Muertos de segunda’


cagarruticas en 140 caracteres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a esta cagá e' blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 44 seguidores

Gente que se embarró los zapatos:

  • 544,035 personas

Contacto!

Tus comentarios son bienvenidos en cualquier post de este blog. Puedes escribirnos, enviar fotos, artículos, experiencias a cagaepais@gmail.com o cagaepais2@gmail.com ¿Quién quita que tu seas el próximo irresponsable en entrar en esta cagá e blog?

¡Mosca! ¡No sea pirata!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Blogalaxia
ecoestadistica.com document.write('');